La toxina botulínica se utiliza tanto para tratar patologías (blefaroespasmo, espasmo hemifacial…), como para tratar síntomas de envejecimiento (arrugas de expresión facial), ya que paraliza la musculatura. Su administración es poco molesta, y suele realizarse sin anestesia.

¿Qué es la toxina botulínica?

La toxina botulínica, conocida popularmente como “Botox” por la primera marca que la comercializó, es una sustancia que paraliza o disminuye la función del músculo sobre el que se aplica.

De esta forma, se consigue relajar, durante algunos meses, los músculos faciales, previniendo la formación de arrugas y suavizando las existentes, hasta ser casi inapreciables.

BENEFICIOS DE UTILIZAR la toxina botulínica

  • Relaja los músculos

A pesar de que las personas piensan que la toxina botulínica tensa los músculos o paraliza los nervios para el rejuvenecimiento facial, realmente funciona como un relajante muscular.

La acción de relajación permite que los músculos donde se producen las arrugas, minimicen su actividad y se eliminen las líneas de expresión.

  • Controla la sudoración

Otro de los beneficios de estos tratamientos estéticos es que permite controlar la sudoración en la zona de los pies, palmas de las manos y axilas.

Sí, es capaz de combatir la hiperhidrosis axilar relajando el músculo excretor que produce el sudor.

  • Previene la aparición de arrugas

En la medicina estética es muy recomendado para usarse antes de que aparezcan las antiestéticas arrugas.

De hecho, los expertos afirman que es mucho más fácil utilizarlo antes de que lleguen, que usarlo cuando ya comienza a marcarse.

Por eso es común ver a personas de 30 años asistiendo a las clínicas estéticas a inyectarse toxina botulínica.

  • Efecto educador sobre la piel

Es un tratamiento estético que ayuda a educar a la piel si se usa de manera frecuente. Al influir en la relajación muscular, la piel se va adaptando a esa sensación y le resulta más sencillo mantenerse de esa misma forma.

Esto quiere decir que estará relajada por más tiempo y las arrugas tardarán en llegar.

  • No requiere prueba de alergias

A diferencia de otros tratamientos estéticos, la aplicación de toxina botulínica no exige el uso de pruebas alérgicas.

  • Puede usarse todo el año

No hay ninguna restricción sobre alguna fecha o mes en particular para aplicar la toxina botulínica. Este tratamiento puede realizarse en cualquier época del año sin problema.

  • No deja marcas

Al tratarse de un tratamiento mínimamente invasivo no deja marcas, hematomas, ni signos de inflamación sobre la piel, permitiendo que el paciente regrese a sus actividades habituales de forma casi inmediata.

  • Resultado natural

Otro gran beneficio del botox es que aporta un resultado natural, ya que no afecta volúmenes ni proporciones extras a la piel del rostro.

¿CÓMO SE REALIZA EL TRATAMIENTO CON toxina botulínica?

La aplicación de toxina  se realiza habitualmente en consulta, salvo casos muy especiales que requieren que se haga en quirófano.

Antes del tratamiento, el especialista en estética oculofacial aplica una pomada anestésica, para  evitar que el paciente note molestias asociadas a la inyección. Tras ello, se inyecta la toxina botulínica en pequeñas cantidades, en las zonas del rostro en las que se deseen tratar las arrugas.

¿CÓMO SABER SI ERES CANDIDATO PARA ESTE TRATAMIENTO?

La toxina botulínica resulta útil en el tratamiento de la espasticidad por la capacidad que tiene de debilitar específicamente los músculos infiltrados. Provoca una denervación química reversible al impedir que se liberen las vesículas de acetilcolina en las uniones neuromusculares de los músculos afectados.

La mayoría de especialistas coincidimos en que los mejores resultados se obtienen entre los 25 y 40 años, debido a la ausencia de flaccidez y a que la piel es mas lisa. Pero cada paciente debe ser valorado de forma individual, a la hora de indicarle un tratamiento con toxina botulínica.

¡Está usted usando un navegador desfasado!

Hemos detectado que está usando Internet Explorer en su ordenador para navegar en esta web. Internet Explorer es un antiguo navegador que no es compatible con nuestra página web y Microsoft aconseja dejar de usarlo ya que presenta diversas vulnerabilidades. Para el uso adecuado de esta web tiene que usar alguno de los navegadores seguros y que se siguen actualizando a día de hoy como por ejemplo: